Radiografía del sector del mueble de oficina en España: evolución y retos para 2021

El sector del mueble de oficina en España ha experimentado en el último quinquenio una época de gran dinamismo, hasta la llegada del Covid-19 en la pasada primavera. Una fuerte demanda en el sector inmobiliario de oficinas, unido a una producción creciente con un valor unitario de los productos bastante estable, así como el dinamismo del mercado exterior potenciaron el sector durante el último quinquenio.

Sin embargo, las perspectivas del sector durante 2020 y 2021 vienen condicionadas por la emergencia sanitaria. Como factores a tener en cuenta a medio plazo, podemos señalar: la apuesta por la servitización, el diseño de nuevos productos hacia el home office y el Smart furniture.

Demanda de oficinas: récord de inversiones en 2019, frenado por la crisis sanitaria

La demanda de oficinas supuso un creciente mercado desde 2016, sobre todo basado en la inversión extranjera; alcanzando en 2019 niveles similares a los de 12 años antes.

Así, el mercado español de inversión en oficinas cerró la década con la cifra récord de 4.314 millones en 2019; situándose como el principal motor de la actividad inversora inmobiliaria.

Sin embargo, la llegada del Covid-19 ha marcado una brusca caída de la demanda: por ejemplo, según datos de la consultora BnpParibas, la contratación de oficinas en Barcelona disminuyó un 79% en el primer trimestre de 2020 respecto al mismo período del ejercicio anterior.

¿Cómo se ha comportado las ventas del mueble de oficina en la última década?

Entre 2015 y 2019, el sector de fabricación de mueble de oficina experimentó un crecimiento robusto en sus ventas. En 2019, las ventas de mobiliario de oficina ascendieron a 497 millones de euros, con un crecimiento del 2,1%, respecto al año anterior.

Nota: no se contabilizan las ventas de mobiliario para establecimientos comerciales.

Evolución de las ventas de mobiliario de oficina en España. Período 2012 – 2019. Millones de euros.

¿Cómo ha evolucionado la producción de muebles de oficina? Crecimientos con valores de producción estables

El número de muebles de oficina producidos en España asciende a casi tres millones de unidades, entre muebles de oficina de madera y de metal.

Durante los primeros años de la década, la producción de muebles de oficina de metal se duplicó, pasando de 612.000 unidades en 2011 hasta más del millón y medio en 2016. Este crecimiento se vio relacionado con la caída del valor medio unitario por producto, que pasó de los 140 euros por unidad en 2011 hasta los 110 euros en 2016.

Desde ese año, la producción de muebles de metal ha venido disminuyendo, mientras que el valor unitario se ha estabilizado en la franja de los 110 – 120 euros por unidad. Por su parte, los muebles de oficina de madera han mantenido un comportamiento más estable: una caída de producción hasta 2014 y, desde entonces, incrementos sostenidos con un valor unitario bastante estable, oscilando entre los 80 y 90 euros por unidad.

Evolución de la producción de mobiliario de oficina en España. Período 2011- 2019. Miles de unidades.


FUENTE: Elaboración AIDIMME a partir de datos del INE.
Encuesta Industrial de Productos. Códigos PRODCOM: 3101110005; 310112004 (Muebles de oficina, de metal y de madera).

Valor unitario de la producción de mobiliario de oficina en España. Período 2011- 2019. Euros.

FUENTE: Elaboración AIDIMME a partir de datos del INE.
Encuesta Industrial de Productos. Códigos PRODCOM: 3101110005; 310112004 (Muebles de oficina, de metal y de madera).

Un comercio exterior dinámico hasta inicios de 2020: un sector muy competitivo en el exterior

El sector de mobiliario de oficina, además de satisfacer la demanda interna, ha sido capaz de competir en mercados internacionales. Las exportaciones crecieron a buen ritmo durante el período 2014 – 2019. La tasa de cobertura ha aumentado de manera sostenida durante la década anterior; alcanzando un máximo del 293% durante 2018 (esto es, el valor de las exportaciones casi triplicaba el de las importaciones).

España presenta una posición favorable en la balanza entre exportaciones e importaciones de mueble de oficina en todas las áreas geográficas del planeta, excepto en Asia. Europa es el área principal en el que se realizan los intercambios comerciales, seguida de América del Norte y Central, África y Oriente Medio.

Evolución de la tasa de cobertura del comercio exterior de muebles de oficina en España. Periodo 2010-2019*.

FUENTE: Elaboración AIDIMME a partir de datos del ICEX. *Dato 2019 provisional (según la fuente).
Códigos TARIC: 940310 – Muebles de metal de oficina; 940330 muebles de madera de oficina.

Durante el primer trimestre de 2020, las exportaciones continuaron creciendo: un 3,5% respecto al mismo período del ejercicio anterior. Por el contrario, la caída de la demanda doméstica influyó en la reducción de las importaciones hasta un 18,8% en el primer trimestre del año.

FUENTE: Elaboración AIDIMME a partir de datos del ICEX. *Dato 2019 provisional (según la fuente).
Códigos TARIC: 940310 – Muebles de metal de oficina; 940330 muebles de madera de oficina.

Retos para el presente: “Furniture as a service”, la vuelta del “Home Office” y la apuesta por el Smart furniture.

Tal y como apuntábamos en el blog, la era digital está aportando nuevos modelos de negocio, como el Furniture-as-a-Service, un caso particular de productos entendidos como servicios (o PaaS, Product-as-a-Service).

En un paradigma de servitización de los negocios, la propuesta de valor de las empresas se centra en desarrollar servicios en torno a los productos tangibles tradicionales. El mueble de oficina es un sector que presenta mayor facilidad para entrar en este concepto.

En segundo lugar, la proliferación del teletrabajo (que analizamos en este post) ha supuesto que los consumidores repensemos nuestro hogar, y tengamos que volver a plantearnos cómo sería trabajar desde casa. Este segmento de mercado, que experimentaba cierto declive, puede suponer un nicho de mercado relevante; como parte del concepto de vivienda resiliente.

Una vivienda resiliente es un espacio doméstico que tiene la capacidad de resistir, recuperarse y adaptarse ante condiciones adversas o cambios profundos, además de ayudar a la recuperación del usuario en ese proceso. El proceso de confinamiento vivido, junto con la incertidumbre del porvenir, hace que deban pensarse nuevos diseños de producto que obedezcan a este concepto.

Relacionado con este último aspecto, el avance de la tecnología dentro del diseño de producto es un aspecto central. En este sentido, el smart furniture es una vía de trabajo como una vía de negocio a la que poder trabajar desde el sector del mueble de oficina.


Si desea más información sobre el mueble de oficina, puede acceder al informe “Sectores productivos del mueble y Hábitat en España” pulsando aquí, o  contactar con Estrategias Hábitat

Impactos: 137

Licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales y DEA en Economía Aplicada. Experiencia en proyectos y servicios de inteligencia competitiva e innovación de mercado desde 1999.