El concepto de entorno VUCA tiene su origen en el campo militar en EEUU, servía para designar el escenario mundial posterior a la Guerra Fría. VUCA es el acrónimo de las siglas en inglés correspondientes a Volatilidad, Incertidumbre, Complejidad y Ambigüedad. La volatilidad hace referencia a la velocidad con que cambia el entorno; la incertidumbre implica dificultad para anticiparse a nuevos acontecimientos; la complejidad se traduce en la proliferación de factores críticos que afectan a la toma de decisiones; la ambigüedad conlleva dificultad para interpretar los acontecimientos y su impacto sobre nuestra actividad.

En el ámbito de la estrategia empresarial, un entorno VUCA es aquel que se caracteriza por su elevada inestabilidad. En estos casos, la mejor respuesta estratégica requiere potenciar una organización ágil con equipos de trabajo versátiles, colaborativos y abiertos al cambio. Es lo que se conoce como estrategia de huella ligera, aquella en la que una organización explota las oportunidades con una actitud alerta e innovadora, sin dejar que se conviertan en amenazas. Bob Johansen, antiguo director del Institute for the Future, propone adoptar una respuesta de liderazgo VUCA Prime, donde la organización actúa con Visión, Comprensión, Claridad y Agilidad.